Las cenizas de un nacimiento: La velocidad de las imágenes.

Carreteras de Bolivia

Cien kilómetros por hora sobre la carretera. Miles de imágenes disparadas en la memoria. La finalidad de un viaje hacia un lugar desconocido muchas veces nos sitúa en un estado de trance inadvertido. Recorriendo un espacio nuevo con las delirantes equivalencias que podemos atraer de la memoria.

Una vez más, se nos escapa el presente.

El álbum fotográfico que nos entrega un viaje por una carretera reafirma sarcásticamente la teoría de vivir en una realidad paralela: El vehículo está en movimiento/ La conciencia detenida/ El diseño urbanístico inevitablemente está predestinado a que la retina sólo capture la fachada de un rostro/ El horizonte se abstrae de sí mismo para disolverse gradualmente en la memoria. Saber que se vivirá miles de kilómetros de vida y sólo seremos conscientes de unas cuantas imágenes sin tiempo. Un tiempo paralelo que se reconstruye eternamente en una línea recta.

Una manera de engañar al tiempo es imaginándolo. Una manera de engañar el miedo a la muerte es afirmar que no hemos nacido. Engañándonos…Por ejemplo: Dejar el engaño racional que nos enseñaban en la escuela: la vida es única e indivisible. Dejar el engaño espiritual que nos enseñaban en la escuela: vivir con miedo a lo eterno.

“Quizás” engañándonos podremos rastrear y explorar nuestras dudas. Nos han domesticado y diseñado para conseguir ciertas postales de la vida. Una fotografía en la playa, un museo, la torre Eiffel, la Quinta Avenida, y otros pálidos recuerdos que nos esperan. ¿Volveremos a recorrer esas carreteras buscando incrustar nuestra dudosa identidad en una postal?

Las cenizas de un nacimiento: debemos aprender a contener la contradicción en nuestro viaje. No se vive, se recuerda. No se domina, se observa.

Toda nuestra vida se convertirá en un frenético álbum de fotografías. Y nuestro álbum de fotografías en nuestro propio delirio. Por eso resalto “quizás” adelantándonos al tiempo podremos reconocer que ya hemos vivido más de una vez esta vida. Somos la dudosa identidad, somos aquella postal futura, somos el miedo a lo eterno, nuestra vida es única e indivisible, somos la vida que vendrá, somos la cenizas del recién nacido. Somos la velocidad de las imágenes. No es necesario engañarnos si nuestro viaje terminará en la nada de donde hemos venido.

Desde Bolivia.

Edvard Sialuk

Anuncios

Acerca de Mirando al Sur

Serie Documental para televisión, realizada por Comunifilm Producciones.
Esta entrada fue publicada en Audiovisual, Ciencias Sociales, Juventud y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s